Orina de perros, a quien afecta ....

La orina de los perros en la sociedad actual crea verdaderos problemas  para muchos ciudadanos, los Ayuntamientos  están hartos de que sus calles huelan a orines de perros a todas horas. La situación afecta a la convivencia y debemos aúnar esfuerzos para acabar con estas malas prácticas que pueden dañar las relaciones vecinales. Con PiPiguau como mobiliario urbano especifico para recoger los orines de los perros, con ordenanzas municipales y con educación ciudadana,podemos arreglar este gran problema que tenemos en nuestras ciudades. Y TODO ESTO SIN COSTE  ALGUNO DE IMPLANTACIÓN  PARA LOS AYUNTAMIENTOS Y CIUDADANOS.

  1. Comunidades de vecinos.
  2. Riesgos a la salud humana.
  3. Comerciantes.
  4. Arboles. 
  5. Automovilistas.
  6. Plantas y cesped. 
  7. Mobiliario Urbano.

Los problemas más habituales en las comunidades de propietarios y en los vecindarios son la suciedad que pueden generar las mascotas –excrementos y pipí– y los ruidos.

Otros conflictos se deben a los «escapes de pipí en las zonas comunes y por los paseos por las azoteas» de los animales domésticos sin ningún tipo de control por parte de sus propietarios. Esta situación es bastante habitual en algunos edificios en los que incluso ha tenido que poner carteles pidiendo que se respeten las zonas comunes. Algunas veces se va más allá y afea la actitud de algunos dueños de perros que no impiden que sus mascotas hagan pipí en los ascensores.

Por lo general, la orina canina no es dañina para los humanos, a menos que un perro contraiga una bacteria infecciosa llamada leptospirosis. Las probabilidades de contagiarse con leptospirosis son bajas, pero se han documentado varios casos en humanos.

Además, al problema de salubridad que genera al estar los niños en el mismo espacio que donde orinan las mascotas, se unen en verano, o cuando llueve y después sale el sol, los olores que generan y las manchas y suciedad que producen.

Los comerciantes de casi todas las provincias de España  se muestran "hartos" de toparse cada mañana al abrir sus negocios con las aceras llenas de heces de animales y orina delante de sus locales. Y en muchos establecimientos han tenido que colocar carteles en las fachadas  para denunciar lo que consideran un problema de salud pública y una pobre imagen para los que transiten por la vía pública. También se persigue a los dueños de los comercios porque echan azufre en las esquinas de sus comercios y esa no es la solución.

La orina de perro es una sustancia muy fuerte. La combinación con la corteza de un árbol conduce a la quema. El nitrógeno en la orina es lo que mata el árbol. La corteza de un árbol es la barrera protectora. Al igual que en los seres humanos, nuestra piel nos protege de las infecciones. Si su piel estuviera  constantemente en contacto con el ácido no sería un espectáculo agradable. Si el proceso continúa el árbol también desarrollará grietas, abolladuras y decoloración. Algunos árboles desarrollan un blanco blanqueado. Después de un tiempo 'el árbol alcanza su etapa de la muerte. 

El deterioro del mobiliario urbano por los orines de los perros en nuestras ciudades es evidente.La corrosión es producida en su mayor parte por la acidez de los orines de los perros. Por una orina de perro no pasa nada, pero 20 o 30 al día causan estragos con el paso del tiempo. Así, el mástil de la farola acaba desapareciendo, con el consiguiente peligro de rotura y de que se produzca un accidente.,no solo con las farolas sino con barandillas, pivotes, semáforos,señales de tráfico etc .

Los automovilistas que tienen su coche o moto aparcada en la calle,no se sorprenden cuando ven que  no es la primera vez que se encuentran su coche que está aparcado y un perro está orinando en su rueda y si alguna vez le has llamado la atención a su dueño por estos motivos te responden algunos diciendo que está permitido ya que no hay normativa municipal que lo prohíba.

Las plantas y el césped son susceptibles al daño de la orina del perro debido a su composición química. Según una publicación de la Universidad de Nebraska, Lincoln, las sales en la orina del perro son muy dañinas para las plantas. Puedes ver el efecto más comúnmente en el césped, que es la víctima más notable de las manchas de orina de perro. Las manchas marrones y las zonas verdes más oscuras son los efectos de un perro orinando en el césped. De la misma manera, las hojas se dorarán hacia fuera en las plantas bajas si los perros orinan sobre ellas con demasiada frecuencia.

Como es bien sabido la utilización de azufre para repeler los pipís de los perros esta totalmente prohibida ,con la instalación de PiPiguau en las ciudades ya NO HAY ESCUSAS de ningún tipo para su uso. DENÚNCIALO A LAS AUTORIDADES